La envidia de las viñas

1 paladar2 paladares3 paladares4 paladares5 paladares (2 votos, media: 4.5 de 5) utiliza las estrellas para dar tu valoración
Loading ... Loading ...

El vino es una de las señas de identidad de la cultura y gastronomía española. En bodegas Lascas de Pedernal han tomado esta premisa y la han llevado a otro nivel, consiguiendo una gama vinícola que sorprende tanto por su sabor como por su variedad y estilo visual.

30 años atrás, tomando como punto de partida las viñas de Pedro Ximénez y Moscatel, se elabora un vino malagueño del que hoy podemos reconocer hasta cinco categorías. Entre ellas podemos elegir el vino tranquilo seco, vino tranquilo naturalmente dulce, los espumosos, bebida aromatizada dulce y la bebida fermentada dulcemente. Una variedad de sabores sorprendentes que usan de atuendo una serie de botellas que resaltan por una gran versatilidad de colores llamativos y tonos fashion como los violetas, verdes, rojos o colores metálicos. Una excusa no solo para tomar vino, sino para disfrutar de una estética moderna, casi de coleccionista.

El nombre, Lascas de Pedernal, también tiene su propia historia. La piedra de Pedernal, era utilizada en la antigüedad por los primitivos de la localidad de Cártama, en Málaga, para crear armas y utensilios. De esta, se iban sacando lascas para conseguir un resultado óptimo que diese distintas formas a la piedra de Pedernal. Por ello, la historia que hay detrás de estas bodegas intenta mostrar parte de una cultura artesanal y única, que con el tiempo se ha ido perfeccionando. Y en lo relativo a su sabor, basta con saber que estos viñedos nacen en Cártama - Ribera Valle del Guadalhorce, donde además de existir una tierra arcillosa idónea para este tipo de viñas, nos topamos con un clima soleado con variaciones de temperatura en invierno y verano que consiguen fortalecer y homogeneizar el desarrollo de esta notable vid. Además, en las bodegas Lascas de Pedernal, se ha utilizado siempre una antigua práctica con la uva ya vendimiada conocida como asolear. Con esta técnica, se depositan las uvas en paseros (plataformas orientadas al sol) consiguiendo así evaporar el agua y aumentar los azúcares para generar esta gama de vinos tan dulces.

Además de las 5 categorías vinícolas antes nombradas, nos encontramos con un gran número de subgéneros que hacen de esta una colección nutrida y completa. Algunas de estas variedades más llamativas podrían ser el Petit Verdot, envejecido en barrica de roble francés, el Tempranillo o el Seco Moscatel. Incluso, en relación a esa sección de bebidas dulces, encontramos unas producciones donde se combina la viña Moscatel o Pedro Ximénez junto con el inconfundible toque de las fresas, el pomelo, la granada o la mandarina. Todo un lujo desconocido para el paladar.

Los tiempos han cambiado. La gente duda ahora en si pedir una jarra de cerveza o una copa de vino. Y es que, poco a poco, esta bebida hecha de uva ha comenzado a ganar fama en un público mucho más amplio y de edades más dispares. El vino ya no es una bebida solo para adultos. Por si fuera poco, la variedad Lascas de Pedernal ofrece, además de un sabor y aromas inconfundibles, un embotellado tan estiloso y colorido, que nos hará elegirlo también por la belleza que supondrá tenerlo en nuestra mesa.

German Rid Lozano

Opina sobre este local